En Cartas de nuestro Obispo

María de Nazaret sigue siendo hoy una presencia relevante en la vida de todo cristiano y, de forma especial, en la vida de cualquier consagrada. Como adelanté la semana pasada, des-cubrimos esa relevancia en la voz autorizada de la Iglesia:

?Presencia activa y ejemplar de María en la vida de la Iglesia (San Pablo VI, Enc. Marialis Cultus n. 57; San Juan Pablo II, Enc. Redemptoris Mater, n. 1). Cristo resucitado continúa asociando a María a la obra redentora, como figura de una Iglesia que es complemento e instrumento suyo (Ef. 1, 23; Col. 1, 24).

?”Ejemplo de aquel amor maternal con que es necesario que estén animados todos aquellos que, en la misión apostólica de la Iglesia, cooperan a la regeneración del hombre” LG 65.

?Modelo de respuesta y entrega (cf. LG 54.55.56): “oyente”, “fiel”, “orante”, “oferente”, “servicial”, “perfecta cristiana”, “espejo de alegría”…

?”Madre de todas las vocaciones” (Juan Pablo II). Co-labora a que cada cristiano, según su propia vocación (el grado y el modo de participar en el sacerdocio de Cristo), se configure cada día más con Cristo. “Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó a la obra del Salvador con la obediencia de la fe, la esperanza y la ardiente caridad con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso es nuestra madre en el orden de la gracia” (LG 61).

? Su presencia femenina crea un ambiente familiar, la voluntad de acogida, el amor y el respeto por la vida. Es presencia sacramental de los rasgos maternales de Dios. Es una realidad tan hondamente humana y santa que suscita a los creyentes las plegarias de la ternura, del dolor y de la esperanza” (Puebla 291).

?Modelo perfecto de la espiritualidad apostólica (“el modelo perfecto de esta espiritualidad apostólica es la Santísima Virgen María, Reina de los Apóstoles…” AA 4). Ejerce una acción eficaz puesto que sigue actuando, al servicio de la obra de Jesús (cf. LG 56.61.62.63, etc.). “Asunta a los cie-los, no ha dejado esta misión salvadora, sino que, con la múltiple intercesión, continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna” (LG62). “Primera evangelizadora”, “es-trella de la primera y nueva evangelización” (Juan Pablo II).

?Fecundidad. Eficacia actual (cf. LG 62. 63; Marialis Cultus n. 57; Redemptoris Mater nn. 21.24.38.40) “La Iglesia reconoce que la piedad hacia la Virgen María tiene una gran eficacia pastoral y constituye una fuerza renovadora de las costumbres cristianas” (Marialis Cultus, 57). Juan Pablo II ha destacado también la eficacia de María en “el despertar y guiar las vocaciones” (mensaje de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones de 1988)

Con mi afecto y bendición

Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Teclea lo que quieres buscar y pulsa Enter