Martes, 04 Diciembre 2018 10:46

«Minutos de esperanza», también en las cárceles aragonesas

I Y II DOMINGO DE ADVIENTO - CICLO C - 02 Y 09 DE DICIEMBRE

En unos días celebraremos la fiesta de Navidad. Me gustaría, por medio de estas líneas, invitaros a preparar de una manera inusual la llegada del Señor. Se trata de una sugerencia provocadora. Perdonad mi osadía. Durante las cuatro semanas que dura el adviento, es decir, el tiempo necesario para gestar y alumbrar al Dios que cada uno lleva en su corazón, es preciso vaciarlo de todo lo superfluo y ofrecerte tú mismo como regalo.

En concreto, una hermosa manera podría ser regalando «minutos de esperanza» a los que nuestra sociedad olvida, margina o se avergüenza. En Aragón, por circunscribirnos a nuestra autonomía, se hallan internos en la cárcel de Zuera, Daroca y Teruel unas dos mil personas. Más allá de sus yerros y de la obligación de resarcir a sus víctimas, podrías ayudarles a recobrar la esperanza, a descubrir que no todo está perdido… y vivir así unas navidades con sentido, es decir, donde Dios nazca de verdad en tu corazón.

Este es el sueño que por tercer año consecutivo se ha propuesto un puñado de aragoneses intrépidos, capitaneados por la Delegada de Pastoral Penitenciaria de la Provincia Eclesiástica de Aragón, enfermera jubilada, Dª Isabel Escartín, junto con los capellanes y una patrulla ingente de voluntarios con alma y rasmia… que anhelan que ningún recluso que lo necesite se pueda quedar sin felicitar este año la Navidad a sus seres más queridos.

Después del eco mediático que ha tenido esta campaña navideña en años anteriores nuestro objetivo es conseguir 2.000 tarjetas telefónicas, con 5€ de saldo, y repartirlas en los tres centros peni­tenciarios aragoneses el día de Navidad. Con este gesto pretendemos hacerles entender que no todo está perdido, predisponerlos a pedir perdón a las víctimas y a restituir los posibles daños ocasionados. Creemos que a través de este detalle se logra ayudar a cientos de reclusos a que recobren su sensibilidad humana y que vean de verdad que Dios y la Iglesia nunca les olvidan y siempre tienen su mano tendida para restablecer su dignidad como hijos de Dios.

No hay nada tan gratificante como regalar esperanza. Estas tarjetas telefónicas son muy codiciadas por los internos, ya que, como explica uno de los beneficiarios de la campaña de 2017, “sin tarjeta no hay llamadas a la familia, ni al abogado, ni a quien te pueda solventar algún problema en un momento determinado… Es tu conexión con el mundo. Parece mentira, pero después de la libertad, tal vez sea el mejor regalo que podemos hacer a un preso”.

Al desaparecer las cabinas telefónicas de nuestro mobiliario urbano y resultar casi imposible conseguir físicamente la tarjeta en los estancos, nos hemos decidido este año a modernizarnos también nosotros y canalizar vuestra ayuda a través del ingreso o la transferencia bancaria a la cuenta «Ríos de libertad» que pastoral penitenciaria nos ofrece. El número de dicha cuenta es: 2085-0138-38-0330342277. Se trata de un gesto verdaderamente transformador. Parece mentira cómo una aportación tan insignificante pueda tener un efecto tan multiplicador. Una vez más comprobamos cómo las matemáticas divinas funcionan mejor que las humanas donde muchos pocos hacen más que pocos muchos. Nuestro deseo sería poder repetir el mismo récord del año pasado: entregar a cada uno (2000 reclusos) su tarjeta telefónica, con un saldo de 5€ el día de Navidad. En mi caso, en la de Zuera, a las 11 de la mañana. Si alguno os animaseis a acompañarme, con mucho gusto tramitaría vuestro permiso para poder acceder y celebrar con ellos la Navidad.

Desde que me confiaron la coordinación de la pastoral penitenciaria en Aragón, os confieso que he descubierto otra mirada en sus ojos. Ellos también son mis hermanos. Tienen alma y sentimientos, aunque hayan podido errar. Errores de los que Dios nos libre. Concluyo con el testimonio que uno de los reclusos de Zuera le compartió al propio capellán:

«Me había encontrado una tarjeta de teléfono nueva, a la salida del módulo. Pensé preguntar: “¿Quién ha perdido una tarjeta?”. Luego me di cuenta que era como preguntar en el mercado central quién había perdido un billete de 50 euros. Cien manos se hubieran levantado diciendo que era suyo.

Era un día de suerte. Ya disponía de saldo para tres o cuatro llamadas.

Cuando entramos a comer, un compañero se sentó no muy lejos de donde estaba yo. Mostraba cara de preocupación y tristeza.

– ¿Te pasa algo?

– Que he perdido la tarjeta que compré esta mañana… Y estaba sin estrenar.

– Toma. Seguro que es ésta.

– ¡No jodas!, dijo con una enorme cara de sorpresa.

– Me la he encontrado a la salida del módulo.

– ¡Justo! Cuando me han sacado para ir al abogado. Gracias, tío.

Al terminar de comer, me dio las gracias nuevamente. Dijo:

– Ni en el mejor de mis sueños podría imaginar que esa tarjeta volviera a mis manos.

Vi que le chispeaban los ojos con un brillo de agradecimiento; pero es que yo, aunque me había quedado sin tarjeta, no recordaba haberme sentido tan bien en mucho tiempo».

Con mi afecto y mi bendición

Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Tweet

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto